COMUNIDAD Y PACIENTES
                NOTICIAS    |    ENFERMEDADES ENDOCRINAS  |   DIABETES   |    ESTUDIOS CLÍNICOS   |  CONSULTA POR ESPECIALISTAS CERTIFICADOS
 

OSTEOPOROSIS: LA ENFERMEDAD SILENCIOSA DE LOS HUESOS

Caracterizada por una disminución en la densidad y calidad ósea, la osteoporosis  afecta a 200 millones de mujeres en el mundo, el 40 por ciento de ellas y el 13 por ciento de ellos tienen riesgo de sufrir una fractura osteoporótica durante su vida.

La pérdida ósea, es gradual y no produce dolor, razón por la cual no suele haber síntomas que indiquen que la persona está desarrollando osteoporosis. El primer síntoma suele ser la fractura. Si bien es muy común que las fracturas por osteoporosis se produzcan en la columna, la muñeca o la cadera, este tipo de fractura también puede ocurrir en otros huesos. Signos orientadores de la presencia de fracturas de columna serían la  pérdida de altura y desarrollo de espalda alta curvada o “cifosis”.


Factores de riesgo
Como la osteoporosis es una enfermedad silenciosa, es necesario consultar al médico, en caso de:

  • Edad avanzada (mujeres mayores de 65 años y hombres mayores de 70 años),
  • Antecedente personal de fractura osteoporótica previa
  • Historia familiar de primer grado de  fractura de cadera (madre o padre)
  • Peso corporal bajo
  • Tabaquismo activo
  • Consumo excesivo de alcohol,
  • Artritis reumatoide

Terapia crónica con corticoides (más de 3 meses), o algunas enfermedades que causan osteoporosis  secundaria (Diabetes Mellitus 1, menopausia precoz o hipogonadismo, hipertiroidismo, síndromes de malabsorción o desnutrición).
Cómo se diagnostica
La DXA (absorciometría de rayos X de energía dual) se utiliza para medir la densidad ósea de la columna y la cadera, y es la técnica más usual para calcular el riesgo de osteoporosis. Es una radiografía de baja radiación, que puede detectar porcentajes bastante bajos de pérdida ósea. Se utiliza para medir la densidad ósea de la columna y la cadera, y también puede medir la densidad ósea de todo el esqueleto.

Cómo se previene
La Dra. Marcela Barberán, endocrinóloga de la SOCHED, explica que la prevención de la osteoporosis comienza con un óptimo crecimiento y desarrollo óseo durante la juventud. Los huesos son tejido vivo, y el esqueleto crece constantemente desde el nacimiento hasta la adolescencia, y alcanza la fuerza y el tamaño máximo (pico de masa ósea) a comienzos de la edad adulta, alrededor de los 25 años. 


Una vez alcanzada la masa ósea máxima, ésta se mantiene, mediante la “remodelación”, un proceso continuo por el cual desaparece el hueso viejo (resorción) y se crea hueso nuevo (formación). La renovación de hueso está relacionada con la fuerza ósea a lo largo de la vida. Cualquier factor que ocasione una mayor tasa de remodelación ósea conducirá, finalmente, a una pérdida más rápida de masa ósea y, por ende, a huesos más frágiles.


Para desarrollar huesos fuertes durante la juventud y evitar la pérdida excesiva de hueso en los adultos, se recomienda:

  • Recibir una ingesta adecuada de calcio que cumpla con las recomendaciones del país o la región de procedencia (según edad y sexo)
  • Mantener el suministro adecuado de vitamina D, mediante la adecuada exposición al sol y la dieta;
  • Realizar actividad física de forma periódica (con peso corporal);  evitar la desnutrición y la ingesta insuficiente de proteínas, no fumar; recibir educación acerca del riesgo del elevado consumo de alcohol.
  • La alimentación y los factores relacionados con el estilo de vida, al igual que el ejercicio, son de vital importancia en la prevención y el manejo de la osteoporosis. Al mejorar el equilibrio, la fuerza muscular y la agilidad, las rutinas de ejercicios adaptadas según cada caso también pueden contribuir a prevenir las caídas.
 

 

SOCIEDAD CHILENA DE ENDOCRINOLOGÍA Y DIABETES
Bernarda Morín 488, Providencia, Santiago, Chile    Fonos: (56-2) 2753 5555 / (56-2) 2223 0386   Fax: (56-2) 2753 5556